Planeación estratégica: la carta de navegación

Hablaba en el primer post sobre la elección de la mejor idea posible de negocio. Enfatizaba luego lo importante que es la disciplina de anticipación en la toma de decisiones. En este post abordaré lo que se convertirá en, precisamente, la decisión de más trascendencia para tu negocio: la planeación estratégica.

El período que contempla la planeación estratégica varía de acuerdo al sector específico de la empresa: mientras una firma farmacéutica suele hacer planes cuyos resultados se verán hasta pasar una década o más años, sobre todo por la fase de investigación y desarrollo que le caracterizan, una alcaldía limitará su planeación al trienio en funciones. En cualquier caso, dicho documento debe complementarse con una planeación específica para períodos anuales.

Para la pequeña empresa, contemplar un período de tres años en la primera planeación estratégica es lo conveniente pues, en términos generales, permite establecer un objetivo primordial por año. Ejemplo:

  • Primer año: Posicionamiento en el mercado.
  • Segundo año: Consolidación/aumento en la participación de mercado.
  • Tercer año: Diversificación.

En la redacción de la planeación estratégica, intervienen cuatro conceptos fundamentales: misión, objetivos, estrategias y tácticas. Por ahora, limitémonos a distinguirlos a través de las interrogantes que se usan para definirles:

  • Misión. ¿Cuál es nuestro negocio?
  • Objetivos. ¿Qué deseamos lograr?
  • Estrategias. A grandes rasgos, ¿cómo vamos a lograr lo descrito en los objetivos?
  • Tácticas. Detalladamente, ¿cómo vamos a lograr lo descrito en los objetivos?

Visualicemos ahora la planeación estratégica en tres niveles y cómo se distribuyen estos cuatro conceptos en cada nivel:

 I.            Planeación estratégica de la empresa. En este nivel se define el rumbo general de la organización. Para ello se ha de formular la declaración de misión y establecer objetivos a largo plazo (recordemos que la sugerencia para este largo plazo es tres años), para los cuales se definirán estrategias globales.

II.            Planeación estratégica de cada una de las áreas funcionales (recursos humanos, marketing, producción, etc.). Aquí, se trata de definir cómo ha de contribuir cada área al cumplimiento de la misión, objetivos y estrategias globales delineados en el punto anterior, durante esos tres años o el largo plazo que se haya fijado, y cada área se basará en ellos para fijar sus propios objetivos y estrategias.

III.            Planeación anual de cada área funcional. Este nivel es el más específico, pues cada área desglosará los objetivos a largo plazo del nivel anterior en tácticas, anuales, para su cumplimiento. Este nivel de planeación exige la redacción de documentos de sustento, como presupuestos, cronogramas, etc.

El primer nivel de planeación arrojará un documento (es decir: un Plan), que deberá actualizarse al llegar a su fin ese largo plazo que se fijó inicialmente. El segundo nivel arrojará tantos documentos como áreas funcionales tenga tu empresa y también deberán actualizarse al cumplirse el largo plazo. El tercer nivel arrojará, también, tantos documentos como áreas funcionales tenga la empresa, sin olvidar los documentos de sustento, y se renovarán cada año.

Como puedes ver, la planeación estratégica es toda una carta de navegación y el mejor capitán es nada sin ella. En futuros posts revisaremos a detalle cada componente.

Mientras tanto, me dará gusto recibir tus comentarios o conocer tus experiencias con respecto a este punto clave.

Gracias por tu lectura.

Anuncios

¡Bienvenido tu comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s